En nuestro país cada año se pierden 1100 vidas en accidentes de tránsito, por no usar el cinturón de seguridad. El cinturón de seguridad salva vidas. Por favor usalo...

 

ADVERTENCIA

 

Es intención de este sitio fomentar, difundir y apoyar la pasión por los "fierros", pero a la vez crear conciencia del respeto que debemos tener por las leyes de tránsito vigentes, evitando carreras, picadas, etc, fuera de los lugares permitidos para la realización de las mismas. Disfrutemos de nuestra pasión con responsabilidad.

 

Cuidemos tanto nuestra integridad física como la de los demás.

 

 

ATENCIÓN

 

A partir del 1° de Enero de 2001 los automovilistas deben circular por rutas, carreteras, semiautopistas, autopistas y zonas rurales de la Pcia. de Buenos Aires, con las luces de alcance medio o baja (no solo las de posición) de sus vehículos encendidas durante las 24 horas del día, sin importar las condiciones climáticas reinantes, así lo establece la ley 12.564.

 

Esta obligación no regirá en las zonas urbanas y suburbanas. El objetivo es permitir una mejor visualización, tanto de su localización como de su distancia y facilitar de esa manera la anticipación de maniobras preventivas.

 

 


La importancia de usar el Cinturón de Seguridad

 

El Estado del Vehículo

 

Consejos referente al conductor

 

Respetar el semáforo...

 

Viajes en Ruta

 

Viajes en caravana

 

Conduciendo un remolque

 

Conduciendo en Pendientes

 

Conduciendo con Lluvia

 

Conduciendo con Neblina

 

La Velocidad...

 

Cámaras Fotográficas

 

Conduciendo por Autopistas

 

Como lograr un tránsito más ordenado

 

Documentación a llevar en su vehículo...

 

Ley de Tránsito -Ley 24.449- (Texto Completo)

 

Referencia rápida -Consejos de Prevencion-

 

Señales de Tránsito

 


 

El Cinturón de Seguridad

 

Impide golpearse o ser despedido del vehículo, hacia una muerte casi segura.

En la ciudad, aún a poca velocidad, también evita la muerte o lesiones graves.

Protege también a los pasajeros de los asientos traseros, que corren el mismo riesgo antedicho.

Aún en casos de incendio, vuelco o inmersión en agua, puede evitar que el accidentado se fracture, pierda el conocimiento, y por ende, la posibilidad de salir con vida del vehículo.

Un solo segundo alcanza para desabrocharlo y lo protege todo el tiempo.

Es el mejor seguro de vida dentro de un automóvil.

El sencillo acto de abrocharse el cinturón de seguridad diminuye en más de un 40% el número de muertos y heridos.

 

Como dispositivo de seguridad pasiva (sistemas que protegen a los ocupantes del vehiculo cuando ya se ha producido el accidente, aminorando las consecuencias), cumple un doble cometido: protege tanto de salir del habitáculo, como de impactar contra el parabrisas.

 

 

Una frenada brusca o una colisión provocará que los ocupantes salgan impulsados hacia adelante, con tanta fuerza como la velocidad que circule el vehículo y la intensidad que se pise el pedal del freno. Así a 60 km/h la fuerza del impacto contra el parabrisas equivaldría a 30 veces el peso del conductor o los pasajeros (70 kg. x 30 = 2.100 kg.). Las consecuencias en daños personales son más graves si es el pasajero de los asientos traseros el que sale despedido, pues impactará con la fuerza antes mencionada contra los ocupantes de los asientos delanteros.

 

Recuerde que la Ley Nacional Nro. 24449 y Decreto Reglam. Nro. 779/95 determina el uso obligatorio del Cinturón de Seguridad. Su uso es obligatorio para todos los pasajeros y en cualquier tipo de recorrido urbano o interurbano, por mas corto que sea. Puede ser sancionado por el no uso del cinturón.

 

 

 

Prevenga las consecuencias de un accidente - No corra riesgos use el cinturón de seguridad

 

VOLVER


 

El Estado del Vehículo

 

En caso de emprender un viaje es necesario llevar a cabo, con la antelación debida, una completa puesta a punto de su vehículo comprobando:

Niveles de liquido de frenos, aceite, liquido limpiaparabrisas, agua, y líquido dirección hidráulica.
Alumbrado en correcto funcionamiento y altura de los faros.
Carga de batería y estado de sus bornes.
Estado de los frenos.
Estado de la dirección "sin holguras".
Estado de las bujías.
Estado y dibujo de los neumáticos.
Estado de las escobillas del limpiaparabrisas.
Estado de las mangueras del motor y sus abrazaderas.
Posición correcta de los asientos y sus anclajes.
Posición correcta del espejo retrovisor "sin ángulos muertos".

 

VOLVER


 

Consejos referente al conductor

 

La víspera del viaje procure descansar y dormir lo suficiente. Así podrá conducir relajado y sin somnolencia.

Evite durante el viaje, las comidas copiosas, ya que producen efectos negativos con amodorramiento y digestiones pesadas.

Suprima igualmente cualquier bebida alcohólica. El alcohol disminuye los reflejos y crea una falsa sensación de seguridad. Además todo conductor queda obligado, bajo sanción, a someterse a las pruebas de alcoholemia, estupefacientes, psicotrópicos y otras análogas.

Evite la conducción continuada durante muchas horas. Deténgase cada tres horas sacando el coche de la carretera, estire las piernas y respire aire puro, que nunca le vendrá mal. En cualquier caso, al menor síntoma de cansancio, pare el coche fuera de la carretera y eche una cabezada. Se recomienda parar cada 2 horas o 200 kms.

Los conductores y usuarios de motocicletas y ciclomotores deberán utilizar cascos protectores para circular por cualquier vía urbana o interurbana.

Queda prohibido conducir utilizando auriculares conectados a aparatos reproductores de sonido o radioteléfonos.

Recuerde que la distancia mínima de separación lateral para adelantar a peatones y vehículos de dos ruedas es de 1,50 metros.

 

Utilice el cinturón de seguridad en las vías urbanas e interurbanas. Su uso es obligatorio tanto para el conductor como para el ocupante de asiento delantero, así como ocupantes de los asientos traseros que dispongan de ellos.

Evite el exceso de equipaje. Lleve sólo lo verdaderamente necesario y colóquelo adecuadamente.

En ningún caso coloque objetos de forma que impidan la perfecta visibilidad del conductor por el espejo retrovisor interior, colocando la carga de forma equilibrada dentro del coche.

Queda prohibido circular con niños menores de 12 años, situados en los asientos delanteros del vehículo salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto.

El número máximo de personas que pueden transportarse no puede exceder del número de plazas para las que esté autorizado el vehículo, todas ellas emplazadas y acondicionadas en lugar destinado para ello.

 

     

 

VOLVER


 

Respetar el semáforo...

 

Un semáforo es el dispositivo de control que asigna en forma alternativa el derecho de paso a cada movimiento o grupo de movimientos de vehículos y peatones.

 

 

 

Según el Art. 44 de la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449 dice al respecto:

 

a) Los vehículos deben:

 

1. Con luz verde avanzar.

2. Con luz roja, detenerse antes de la línea marcada a tal efecto (línea de frenado), o de la senda peatonal.

3. Con luz amarilla, detenerse si se estima que no se alcanzará a trasponer la encrucijada antes de la roja.

4. Con luz intermitente amarilla, que advierte la presencia de cruce riesgoso, efectuar el mismo con mucha precaución.

5. Con luz intermitente roja, que advierte la presencia de cruce peligroso, detener la marcha y sólo reiniciarla cuando se observe que no existe riesgo alguno.

6. En un paso a nivel, el comienzo del descenso de la barrera equivale al significado de la luz amarilla del semáforo.

 

b) Los peatones deben cruzar la calzada cuando:

 

1. Tengan a su frente semáforo peatonal con luz verde o blanca habilitante.

2. Sólo exista semáforo vehicular y el mismo dé paso a los vehículos que circulan en su misma dirección.

3. No teniendo semáforo a la vista, el tránsito de la vía a cruzar esté detenido. No deben cruzar con luz roja o amarilla a su frente.

 

 

RECORDEMOS:

 

Detenerse

Precaución

Avanzar

 

 

VOLVER


 

Viaje en Ruta

 

Programe con antelación el plan de viaje, evitando a ser posible los desplazamientos en días y horas pico.

Si dispone del tiempo necesario, elija para los itinerarios las vías que, contando con las debidas condiciones de seguridad soporten menor densidad de tráfico.

Siempre que sea posible, adelante la salida o retrase el regreso evitando coincidir con desplazamientos masivos.

 

 

SOBREPASO EN RUTA

 

 

 

USO CORRECTO DE LOS ESPEJOS RETROVISORES

 

 

 

VOLVER


 

Viajes en Caravana

 

Si viaja en caravana evite siempre que sea posible, los adelantamientos y si los realiza, no lo haga nunca a más de dos vehículos seguidos.

Mantenga, en todo momento, las distancias de seguridad entre vehículos.

En las travesías de núcleos urbanos, extreme su atención ante la presencia de niños, peatones y ciclomotores y recuerde que la velocidad máxima para circular por ellas es de 40 Km/h. en calles y 60 Km/h. en avenidas.

 



Si precisa detenerse, saque completamente el vehículo de la calzada a la banquina, y si es posible fuera de carretera.

Adecue su velocidad a la del tráfico que le rodea, olvídese de que la señalización le permite circular a mayores niveles.

 

El tránsito es un sistema que hacemos entre todos, en el que interdependemos unos de otros.

 

VOLVER


 

CONDUCIENDO CON UN REMOLQUE (Trailer o casa rodante)

 

La afición al camping y la práctica de deportes náuticos hace que cada día sea más frecuente el empleo de los remolques. Conducir un vehículo arrastrando un remolque no es difícil siempre que se tomen la debidas precauciones.

 

Entre ellas mencionamos las siguientes:

 

- El vehículo utilizado deberá tener suficiente capacidad de arrastre. Recordar que un automóvil está en condiciones de arrastrar un remolque cuando su peso sea la mitad del automóvil tractor.

 

- Si se hubiera cargado con bultos el baúl del automóvil, reducir el peso del remolque conforme lo indicado en el punto anterior.

 

- Comprobar la presión de los neumáticos del automotor, de acuerdo a las condiciones de carga y a las indicaciones del fabricante y verificar si el enganche cumple con lo requerido por la reglamentación vigente.

 

 

- Conducir manteniendo una mayor distancia de seguridad respecto al vehículo que circule delante (recordar que las distancias de frenado aumentan considerablemente por el peso arrastrado).

 

- Mantener el vehículo bien ceñido a la derecha para facilitar el adelantamiento de los demás usuarios.

 

- Estar preparado ante posibles adelantamientos de camiones u ómnibus, ya que la turbulencia del aire provocado por su paso, desviará el remolque a la derecha, al  mismo tiempo que el vacío dejado hará que la desviación se corrija de inmediato.

 

- Recomendase por último no cambiar de carriles innecesariamente. En caso de tener que hacerlo, preanunciar 

con tiempo la maniobra y observar constantemente el tránsito a través de los espejos retrovisores interior y laterales.

 

- Al adelantarse a otro vehículo recordar el peso extra que se lleva, pues la aceleración será mas lenta y se necesitará mayor espacio para realizarla sin riesgos. Tener presente la longitud total del conjunto que se conduce (auto + remolque), no retomando su carril, luego del sobrepaso, sin asegurarse que no hay peligro alguno.

 

- Recordar que las ruedas del remolque no siguen la trayectoria del automotor, de ahí que deba circularse lo más abierto posible, aumentando el radio de giro para que los neumáticos del remolque no toquen el cordón o la banquina.

 

- Evitar retrocesos, ya que ello no es fácil aunque sí peligroso. Si fuera imprescindible tal maniobra colocar el vehículo de manera que el remolque gire hacia la izquierda, donde se pueda ver por la ventanilla lateral. Pero antes de comenzar dicha maniobra cerciorarse que detrás no hay obstáculos.

 

-Es prudente requerir ayuda a otra persona que desde fuera del rodado guíe la maniobra. Cuando se gire el volante hacia la derecha, el remolque se desplazará hacia la izquierda y  viceversa.

 

- Como puede apreciarse, retroceder y usar debidamente los retrovisores laterales, son las prácticas más difíciles de adquirir arrastrando remolques.

 

- Conviene pues, practicar en alguna zona donde tal práctica no constituya peligro, antes de lanzarse a circular por la vía pública.

 

 

VOLVER


 

Conducción en Pendientes

 

Cuando se conduce en estas condiciones, el manejo de los mandos del vehículo tiene consecuencias distintas de las que se observan en la condición en llano.


En efecto, cuando se conduce un vehículo en una pendiente ascendente el motor del mismo debe realizar una doble tarea: la de ponerlo en movimiento en la calzada (que es el esfuerzo que realizan en la conducción en llano) y la de levantar su peso a la altura del desnivel existente en aquella.
A su vez en una pendiente descendente, el peso del vehículo (por la acción de la gravedad) ayuda al motor del mismo para ponerlo en movimiento.


Por ello resulta útil comparar las diferencias que se observan en ambos casos a través del siguiente cuadro:

 

Conducción en

pendiente ascendente

Conducción en 

pendiente descendente

El motor realiza mayor esfuerzo para que el vehículo alcance una velocidad mayor.

 

Los frenos reducen la velocidad antes que en una calzada normal.

 

La velocidad decrece más rápido que en el llano cuando se reduce la presión sobre el acelerador o al desembragar.

 

Se puede frenar y desembragar con mayor retraso que en el llano cuando se desea detener el vehículo.

 

Para detenerse debe utilizarse con mayor anticipación el freno de mano para evitar que caiga hacia atrás.

El motor realiza mayor esfuerzo para disminuir la velocidad dado que los frenos tendrán menor efecto.

 

El motor presenta mayores dificultades para retener la marcha del vehículo dado que no podrá hacerlo en velocidades largas.

 

El vehículo se embalará si se desembraga.

 

Resulta más dificultoso el manejo del cambio en marcha.

 

Para detenerse es importante encontrarse con el cambio adecuado antes de iniciarse el descenso.

 

Hacer curvas o contornear colinas empinadas puede ser peligroso. Su vehículo podrá perder tracción, derrapar hacia uno de los lados y posiblemente volcarse. Usted podrá resultar gravemente herido o MORIR. Al subir colinas, intente hacerlo en línea recta.

 

Subir hasta la cumbre de una colina en alta velocidad puede causar accidente. Podrá haber caída, desplazamiento de tierra, o lo mismo encontrar otro coche. Usted podrá ser gravemente herido o MORIR. Al acercarse a la cumbre de una colina, reduzca la velocidad y esté atento.

 

El frenado brusco en declive de colina podrá causar sobrecalentamiento y falla en el sistema de frenos. Esto podrá resultar en pérdida de control y accidente grave. Aplique levemente los frenos cuando desciende y utilice marcha reducida para mantener el control de la velocidad del vehículo.

 

 

EL FACTOR SUEÑO ES UNO DE LAS CAUSAS DE ACCIDENTES EN RUTA, QUE EN EL 98% DE LOS CASOS ES FATAL.

 

POR ESO RECORDA QUE CUANDO ESTES CANSADO Y TENGAS SUEÑO NO MANEJES... PORQUE TAL VEZ NO DESPIERTES MAS... SI ES NECESARIO DETENTE Y DESCANSA EN UN LUGAR SEGURO.

 

VOLVER


 

 Conduciendo con lluvia

 

La lluvia y las carreteras mojadas pueden traer problemas al conducir. No puede parar, acelerar o hacer curvas regularmente en calzadas mojadas, pues la adherencia de sus neumáticos a la calzada no es tan buena como en las calzadas secas. Y en caso que la capa de rodamiento de sus neumáticos no esté en buenas condiciones, la adherencia será menor aún.

 

Si comienza a llover cuando está al volante reduzca la velocidad y sea más cuidadoso. La calzada puede quedar mojada repentinamente, al paso que sus reflejos pueden estar condicionados para conducir en calzada seca.

 

 

 

Cuanto más pesada sea la lluvia es más precaria la visibilidad. Aunque las escobillas de su limpiaparabrisas estén en buenas condiciones, la lluvia pesada podrá dificultar la visión de las placas de señalización, semáforos, marcas en el pavimento, límite de banquinas y hasta de personas que estén andando por la calzada. Charcos en la calzada pueden dificultar seriamente la visión más que la lluvia, principalmente si fueran en camino que tuviera suciedad; por lo tanto es recomendable mantener en buenas condiciones el limpiaparabrisas y abastecido su depósito de agua. Substituya las escobillas del limpiaparabrisas cuando presenten fallas, estuviesen quebradas o cuando estuviesen desprendiendo fragmentos de goma. Conducir en alta velocidad en medio a grandes charcos de agua, o aún, después del vehículo haber sido lavado en lavadero, puede también traer problemas.

 

El agua puede afectar a los frenos, intente evitar los charcos, pero si eso no fuera posible, trate de reducir la velocidad ante de alcanzarlos.

 

Recomendaciones:

 

Encienda las luces, para volverse más visible a los otros conductores.

Esté atento a los vehículos poco visibles que transitan detrás suyo.

Después de reducir la velocidad, mantenga distancia adecuada. Sea especialmente cuidadoso cuando sobrepase a otro vehículo.

Espere que el camino esté libre a su frente y esté preparado para enfrentar la mala visibilidad causada por salpicaduras de agua.

Si los chorros fuesen muy fuertes a punto de dificultar la visión, retroceda.

No sobrepase si las condiciones no son ideales.

Transitar en velocidad más baja es mejor que sufrir un accidente.

Si fuera conveniente, use el desempañador.

Verifique periódicamente el espesor correcto de las capas de rodamiento de los neumáticos.

 

 

CONSEJO: Después de conducir en medio a un gran charco de agua o después de lavarlo en un lavadero, presione levemente el pedal de freno hasta sentir que los mismos están funcionando normalmente.

 

 

VOLVER


 

Conduciendo con Neblina

 

La neblina puede suceder cuando hay mucha humedad en el aire o ante una helada fuerte. La neblina puede ser tan liviana que permite ver a centenas de metros adelante, o puede ser tan espesa que limite la visión apenas a algunos metros. Puede aparecer de repente en una carretera normal y volverse un peligro potencial.

 

 

 

 

 

Cuando conduzca en la neblina, su visibilidad es rápidamente reducida, los mayores peligros son la colisión con el vehículo a su frente o una colisión por detrás. Intente percibir la densidad de la neblina en el camino. Si fuera difícil ver el vehículo de adelante, es señal de que la neblina se está volviendo muy espesa. Disminuya la velocidad para que el vehículo que viene atrás suyo también disminuya su marcha. Nunca lo haga en forma brusca, disminuya la marcha lentamente.

 

NO ENCIENDA LAS BALIZAS SI NO VA A DETENERSE.

 

El frente de la neblina espesa podrá extenderse apenas algunos metros o muchos kilómetros; solamente podrá saberlo cuando la esté atravesando. Todo lo que tiene que hacer es enfrentar la situación con la máxima prudencia. Aún cuando el tiempo parece bueno a veces puede haber neblina, principalmente a la noche o durante la madrugada, en caminos que atraviesan valles o áreas bajas y húmedas. Repentinamente podrá ser envuelto por una espesa neblina que hasta podrá obstruir la visibilidad a través del parabrisas. Con frecuencia los faroles de las luces hacen posible notar estas ondas de neblina; pero algunas veces es tomado de sorpresa en la cima de una subida o en el fondo de algún valle. Accione el lavador y el limpiaparabrisas para ayudar a limpiar la suciedad proveniente del camino. Reduzca la velocidad.

 

 

Respetemos las señalizaciones al respecto. Para la neblina existen signos en el pavimento para establecer la velocidad mas prudente para circular.

Si vemos dos signos, circulemos a 60 Km/h.

Si no existen señales de niebla en el pavimento circulemos a 40 km/h. Pero si a 40 km/h nos cuesta ver las señales, detengámonos en algún lugar seguro, una estación de servicio, un camino lateral... nunca lo hagamos en la banquina.

Con neblina no sobrepasemos, si circulamos a 40 km/h, mantengamos una distancia de 40 metros. Si lo hacemos a 60 km/h mantengamos 80 metros de distancia. Si el tránsito está detenido en medio de la neblina, disminuyamos la velocidad gradualmente, observemos atentamente por los espejos, coloquemos las luces intermitentes (balizas), bombeemos el freno (para accionar la luz de stop). Mantengamos una distancia con el auto de adelante de 4 autos!!! El choque de atrás es difícil de evitar. Pero dejando la distancia mencionada evitaremos el choque frontal.

 

Recomendaciones para conducir en la neblina:

 

Encienda las luces de neblina o el foco bajo, aún durante el día. Verá mejor y será más visible a los demás conductores.

NO encienda las luces intermitentes (balizas).

No use foco alto. La luminosidad será reflejada por las gotas de agua que forman la neblina, formando una pared.

Use el desempañador.

Accione algunas veces el lavaparabrisas y el limpiaparabrisas.

Si posee luz antiniebla delantera y/o trasera, este es el momento para utilizarla.

Al encontrarse con el banco de neblina, no frene de golpe, reduzca la velocidad gradualmente y no encienda las balizas si no va a detenerse.

 

El Sobrepaso: Solamente si tiene amplia visibilidad adelante y el sobrepaso es seguro. Aún así, esté preparado para retroceder si percibe que la neblina a su frente está más espesa. Si otros vehículos intentan sobrepasarlo, facilite la operación.

 

Si la visibilidad estuviera próxima a cero y precisa parar, pero no tuviera seguridad de estar fuera del camino, encienda los faroles, accione las balizas y la bocina periódicamente o cuando notara la aproximación de otro vehículo.

Utilice las balizas, solo en caso de detención.

 

VOLVER

 

 

¡Cruce siempre por las sendas peatonales o esquinas! El peatón tiene prioridad de paso, respetelo. Recuerde que todos somos peatones...


 

 La Velocidad...

 

LA VELOCIDAD COMO FACTOR DE RIESGO:

 

Son varios los efectos que resultan de circular a velocidades superiores a las permitidas o inadecuadas para las condiciones del camino o la concentración del transito en ese momento, pero de ellos destacamos tres que corresponden al caso y que intervienen con mayor protagonismo:

 

I. Aumento de la energía cinética

 

II. Acción de las deceleraciones sobre los ocupantes del automotor.

 

III. Limitaciones mecánicas y operativas de las personas (tiempos de reacción)

 

 

I. El aumento de la energía cinética.

 

La energía cinética del vehículo aumenta en función del cuadrado de la velocidad, y produce efectos indeseados sobre el comportamiento de los componentes de seguridad del automotor, tanto activos (frenos) como pasivos (sujeciones, refuerzos y componentes de deformación controlada).

Se convierte también en factor con efectos letales sobre la capacidad de resistencia mecánica del ser humano.

Los vehículos de última generación vienen provistos de sofisticados componentes mecánicos y electrónicos para proteger a sus ocupantes, pero todos ellos pueden resultar insuficientes para cumplir la misión a que fueron destinadas si se superan los limites de velocidad para los que fueron diseñados.

 

El mas elemental criterio, por encima de especulaciones de carácter científico, nos permite advertir que, cuanto mayor es la velocidad, mayores son las deformaciones y daños provocados por las colisiones y más agresivo el efecto sobre los elementos de seguridad pasivos con que los vehículos vienen provistos.

En condiciones extremas, las estructuras resistentes laterales resultan insuficientes para proteger a los ocupantes del vehículo. Los propios sistemas de contención pueden tener efectos indeseados cuando interaccionan con un cuerpo violentamente decelerado.

Tal es el caso de las lesiones de que dan cuenta las crónicas especializadas, provocadas por los cinturones de seguridad y las bolsas de aire (air bags), especialmente en el caso de niños.

 

En cuanto a las protecciones o defensas activas (sistema de frenos), si bien el sentido común nos orienta a pensar que cuanto mayor es la velocidad más dificultoso resulta detener el vehículo, es importante tener una noción clara y precisa de las magnitudes a que nos referimos.

 

 

El gráfico que sigue muestra las distancias necesarias para detener totalmente un automóvil de pasajeros, considerando los tiempos de reacción de su conductor y la energía de frenado necesaria para decelerarlo hasta su completo reposo.

Se refiere a distancias de frenado con un sistema en buen estado, sobre una calzada firme y seca.

Advierta el lector que un automóvil circulando a 80 kph. necesita de una distancia total de 64 metros para detenerse totalmente, la que se extiende hasta los 116 metros cuando la velocidad es de 120 kph.

En buen romance, la tabla nos informa que se recorren 116 metros (mas de una cuadra) desde el momento en que el conductor advierte el peligro y aplica los frenos hasta que el vehículo se detiene totalmente.

 

 

Sin entrar en tecnicismos, aclaramos que el gráfico ha sido trazado para un tiempo de reacción de 1.5 segundos y un coeficiente de roce neumático-calzada de 0.85. Naturalmente, las magnitudes expuestas aumentan significativamente si el pavimento esta mojado o resbaloso (lluvia, barro, nieve, manchas de aceite, etc.).

 

Si bien el tratamiento del tema de las lesiones en el ser humano corresponde a los profesionales de la medicina, debe mencionarse que los efectos de la velocidad sobre sus tejidos estructurales y blandos pueden analizarse y entenderse desde el punto de vista mecánico. Ese efecto tiene distintos alcances según se trate de las zonas del cuerpo o las edades.

La gravedad de las fracturas y lesiones internas por golpes aumenta en relación directa con la velocidad del impacto recibido.

La resistencia mecánica del cráneo es menor que la de otras formas óseas. Las estructuras resistentes de un niño no tienen el grado de desarrollo de un adulto joven, en pleno vigor.

 

 

Finalmente, sumemos a los efectos ya vistos, los daños provocados por vehículos fuera de control sobre los objetos fijos contra las que impactan (edificios y automotores estacionados) que, como hemos visto, aumentan con el cuadrado de la velocidad.

 

                     

 

II. Las deceleraciones.

 

Una persona que, en condiciones normales, pesa 75 Kg., pasa a comportarse como un peso de 3750 Kg. cuando decelera a 50g. Las estructuras óseas y musculares del sujeto no están capacidad para controlar esos valores y sobrevienen las fracturas óseas y la destrucción de los tejidos.

 

Las partes blandas sufren los efectos de las altas deceleraciones resultantes de una colisión. Son varios los tratados que hacen referencia, por ej., a los limites del soporte del cerebro humano a las violentes deceleraciones a que resulta sometido en un choque frontal o un choque contra una barrera fija.

 

 

Toda deceleración mayor de 50g, valor que resulta igualado o superado en la mayoría de las colisiones a que se hace referencia mas arriba, produce daños irreversibles en aquel órgano.

 

Debemos tener también presente que, en condiciones de altas deceleraciones, los mecanismos de sujeción y protección de que disponemos pueden verse superados en su resistencia y afectadas sus funciones por las energías que se ponen en juego en esas circunstancias.

 

 

 

III. Las limitaciones mecánicas de las personas. Sus tiempos de reacción.

 

Pasemos a analizar los limites de velocidades de reacción propios del ser humano y, consecuentemente, la reducción de grados de libertad en los actos del conductor y de quienes se convierten en sus potenciales víctimas.

Digamos que esos grados de libertad son sus tiempos de reacción y posesión del dominio de su automóvil, dentro de las distancias y tiempos de que dispone cuando enfrenta un riesgo.

 

Existe una relación tiempo/velocidad/distancia que no puede ser modificada por la voluntad del conductor, quedando establecida rígidamente por las reglas de la mecánica.

 

Tanto el conductor del vehículo que circula a altas velocidades como quienes pueden ser sus potenciales víctimas (otros automovilistas, ciclistas o peatones) se ven limitados por sus tiempos de reacción, totalmente insuficientes para reaccionar o tomar acción cuando se encuentra en condiciones limite de velocidades de desplazamiento.

 

Los resultados de numerosas pruebas realizadas indican que una unidad conductor-vehículo requiere de 1,2 a 1.5 segundos para que se inicie la aplicación de los frenos, a partir de la percepción del riesgo. Ese tiempo es el limite promedio inferior.

Hemos visto en el apartado sobre energía cinética las relaciones o pares velocidad/distancia, para un tiempo standard de reacción de 1.5 segundos del sistema conductor-vehículo. En dicho gráfico se pueden visualizar las distancias recorridas durante el tiempo de reacción.

 

 

Una lectura más detallada nos muestra que un vehículo circulando a 80 kph recorre 33 metros en el tiempo que su conductor tarda en reaccionar y 50 metros si el auto circula a 120 kp/h, es decir media cuadra, antes que su conductor apriete el pedal de freno. Un niño que se cruce sorpresivamente atrás de una pelota se convierte en una víctima insalvable.

 

Limitaciones de quienes están en el paso del vehículo que circula a alta velocidad. Así como el conductor tiene limites de tiempo en sus reacciones, lo mismo ocurre con quienes se encuentran en el paso del vehículo y observan sus desplazamientos.

 

Si se trata de un peatón, cualquiera sea su edad, puede no disponer del tiempo suficiente para apartarse del vehículo que se acerca y, muy probablemente, quedara inmovilizado, esperando el impacto, sin tiempo a razonar que la fatalidad lo ha elegido como víctima.

 

 

De la misma manera, es difícil que un conductor que se encuentra, imprevistamente, con otro vehículo que viene hacia él a gran velocidad, pueda reacciona a tiempo, y terminará siendo víctima de un manejo descontrolado, al que es ajeno.

No escapa al criterio del menos avisado que manejar a velocidades permitidas o inferiores a ellas, resulta ser una conducta beneficiosa para nuestra salud y nuestro bolsillo, así como las de los que comparten con nosotros la calzada. Es un acto de sentido común, de prudencia y mesura, de protección natural.

 

Afortunadamente, una minúscula proporción de los conductores son respetuosos y prudentes, aunque siempre están presentes quienes se destacan por su manejo temerario, renuentes a entender y aceptar las reglas del juego. El accidente es un hecho inesperado e indeseado. Ya sabe sobradamente el lector que, siempre, será tomado por sorpresa.

 

De allí que al circular a velocidad permitida, el conductor y sus acompañantes están en mejores condiciones para enfrentar un suceso dañoso que sucederá cuando menos lo espera. Y es importante recordar los efectos destructivos que las fatalidades y las lesiones graves provocan en las víctimas y sus familias.

 

CUANDO LA VELOCIDAD ES UNA DROGA... LAS CONSECUENCIAS SON FATALES

 

VOLVER

 

 

Sabía Usted que... por lo menos en uno de cada dos muertos por accidentes de tránsito en el mundo, está presente el alcohol. Si toma, no conduzca, si conduce, no tome.

 

MAS VALE PERDER UN MINUTO EN LA VIDA, QUE LA VIDA EN UN MINUTO. RESPETA LAS VELOCIDADES MAXIMAS. CUIDA TU VIDA Y LA DE LOS DEMAS...

 


 

Cámaras Fotográficas

 

En la ciudad de Buenos Aires existen varios sistemas de control de infracciones.

 

CÁMARAS

 

Mediante sensores especiales, y conectado a la electrónica del semáforo, el sistema detecta únicamente el cruce en infracción cuando el vehículo ingresa a la senda peatonal con el rojo encendido, evitando de este modo la situación de cruzar en pleno cambio de luz.

 

 

MERODEADORES

 

Los merodeadores son vehículos equipados con un equipo de radar y cámara fotográfica infrarroja, todo este equipo de gran sensibilidad. Estos vehículos recorren todas las autopistas y semi-autopistas de la Capital Federal y las avenidas y calles comprendidas entre Av. Gral. Paz, Av. Directorio y su continuación Av. San Juan, Av. Paseo Colón, Leandro N. Alem y el Río de la Plata.

 

 

RADARES

 

Los radares de velocidad pueden ser de dos tipos, tipo "portal", como el de la foto de la izquierda y puede estar ubicado en cualquier lugar, como ser un cartel de indicación o señalización en la ruta. O pueden ser del tipo "portátil" como el de la foto de la derecha y puede estar ubicado dentro de cualquier vehículo o trailer

 

 

Las cámaras y radares están para hacer cumplir la leyes de tránsito. Aunque muchas veces no están bien aplicadas. Pero tengamos en cuenta que es de suma importancia respetar las leyes de tránsito, por nuestra seguridad y la de los demás.

 

Tengamos en cuenta y respetemos las velocidades máximas establecidas:

 

Tipo de camino

Velocidad máxima permitida

Calles
40 km/h
Avenidas
60 km/h
Av. General Paz
80 km/h
Autopistas (Capital Federal)
100 km/h
Autopistas (Buenos Aires)
130 km/h
Rutas
130 km/h
 
- Respetemos los semáforos.
- Respetemos la senda peatonal.
- Usemos el cinturón de seguridad (salva vidas).
- Estacionemos en lugares permitidos.
 

VOLVER


 

Conduciendo por Autopistas

 

Respete las velocidades mínimas y máximas.

No conduzca zigzagueando.

Cambie de carril, utilizando la luz de guiño.

Use siempre el cinturón de seguridad.

Circule con las luces bajas encendidas las 24 hs.

 

Queda terminantemente prohibido:

 

La detención irregular sobre la calzada, el estacionamiento sobre los separadores de tránsito, rotondas y banquinas o la detención en ella si ocurriera emergencia.

La detención irregular sobre la calzada, el estacionamiento sobre banquina y la detención en ella sin ocurrir emergencia.

La circulación de peatones, ciclomotores, triciclos y cuatriciclos motorizados, bicicletas, vehículos de tracción a sangre o todo automotor a velocidades inferiores a 50 Km/h.

Circular marcha atrás.

 

Recuerde que la velocidad máxima en las autopistas es de 100 ó 130 Km/h., según la autopista.

 

Atienda y respete la señalización. Recuerde los límites de velocidad de cada autopista.
En días de lluvia ó niebla disminuya la velocidad.
No circule por la banquina ya que es zona de emergencia y seguridad.
Evite detenerse en la autopista, lo mismo que en los accesos de entrada y salida.
En caso de emergencia, retire el vehículo a la banquina derecha.
Antes de incorporarse a la calzada, asegúrese de que no viene ningún vehículo y realice la seña correspondiente con la luz de giro.
Para efectuar una salida, colóquese en el carril de la derecha con suficiente antelación y tome la vía de desaceleración lo antes posible, todo esto indicándolo mediante la luz de giro.
Procure no cambiar de carril. Para adelantarse, efectúe las señales reglamentarias mediante las luces de giro y hágalo siempre por la izquierda.

Durante la noche, circule con las luces cortas.

Es obligatorio el uso de cinturón de seguridad.

 

 

Recuerde circular con las luces bajas o cortas encendidas, a cualquier hora del día, sin importar las condiciones climáticas, según lo establece la ley 12.564.

 

INDIQUE Y ANTICIPE SIEMPRE LAS MANIOBRAS A REALIZAR MEDIANTE LAS LUCES DE GIRO Y BALIZAS

 

VOLVER


 

Para lograr un tránsito más ordenado recuerde siempre...

 

No estacionar en calles en mano izquierda.

No estacionar en avenidas en ambas manos.

Estacionar a cinco metros de las bocacalles.

No estacionar en los cordones pintados de amarillo, con bajada para discapacitados, lugares de ascenso y descenso de pasajeros (paradas de taxis y colectivos), Servicios de Emergencias (ambulancias, hospitales).

 

 

 

 

Respetar las velocidades máximas:

 

  40 Km/h en Calles

  60 Km/h en Avenidas

100 ó 130 Km/h en Autopistas

130 Km/h en Rutas

 

No cruce con luz roja.

No inicie el cruce con luz amarilla.

Respete las sendas peatonales.

 

 

Los verdaderos campeones, primero

conducen y después beben...

 

 

La vida es única e irrepetible. Más allá de la responsabilidad de "los otros", cada uno puede salvar una vida... Tal vez la propia!

 

VOLVER


 

Documentación...


Siempre que salga con su vehículo recuerde llevar encima:

 

Licencia de conducir, para el tipo de vehículo que está conduciendo.

Cédula de identificación del automotor (cédula verde). La legítima tenencia de la misma acredita el uso legal del vehículo, aunque constituye infracción el uso de la cédula de identificación vencida (para el titular nunca vence).

Comprobante de seguro en vigencia pago.

Documento de Identidad. Entendemos que el documento de identidad exigido (C.I., D.N.I., L.E. o L.C.) es el del conductor, aunque no sea el titular del vehículo.

Comprobante de pago del impuesto a la radicación del vehículo (PATENTE). Pcia. De Bs. As.: se exigen comprobantes de pago de las tres últimas patentes vencidas. La ley nacional no aclara si la patente paga debe ser la última, por lo que entendemos que cualquier patente pagada que no sea demasiado desactualizada, cumple el requisito legal. Capital Federal: se exige la última patente paga.

Constancia de revisión técnica obligatoria en vigencia. No válido para automotores particulares radicados en Capital Federal.

Comprobante de pago del Impuesto de Emergencia Ley 25.053 (Impuesto al Docente). En caso que corresponda. Se deberá tener la oblea pegada en el parabrisas y el comprobante de pago junto con la documentación del vehículo.

 

 

VOLVER

 

 

 

Recuerde siempre conducir con mucha precaución y atención, porque más allá de como uno maneje, no hay que olvidarse de los factores externos, que pueden ocasionar accidentes, que muchas veces termina en tragedias.

 

SOBREPASO

 

 

NUMEROS TELEFONICOS A TENER EN CUENTA:

 

S.A.M.E. 107
Policia Federal 911
Bomberos 100
Defensa Civil 103
Prefectura 106
 

Agencia Nacional Seguridad Vial

5295-2400

 

AUTOPISTA

EMERGENCIAS

EMERGENCIAS desde CELULAR WEB SITE
Autopistas del Sol 0800 999 9767 (SOS) *288 www.ausol.com.ar
Autopista del Oeste 0800 999 7656 (ROJO) *288 www.auoeste.com.ar
Autopistas Urbanas 0800 666 2872 (AUSA) *287 www.ausa.com.ar
Av. Gral. Paz 0800 999 9767 (SOS) *288 www.ausa.com.ar
Camino del Buen Ayre 0800 888 7442
Autopistas Bs. As. - La Plata 0800 333 5560 *288 www.au-laplata.com.ar
Autopistas al Sur 0800 999 9919 *288 www.ausur.com.ar
Univía  0800 666 7588 *577 www.univia.com.ar

 

 

Esta página intenta establecer una semblanza de lo que es la seguridad vial y sus normas vigentes en Argentina.

 

Argentina es uno de los países con más muertes en accidentes de tránsito, estando entre los que más muertes tienen en todo el mundo, los índices han alcanzado niveles preocupantes en los últimos años.

 

Intentamos volcar un contenido de interés general en todo lo atinente a seguridad en el tránsito, las infracciones más comunes a la ley nacional de tránsito (Nro. 24.449) y sus modificatorias.

 

Esta ley es válida en todas las rutas, calles, y caminos argentinos, y debe ser respetada por el peatón, el ciclista y los automovilistas.

 

 

SI SE PUEDE EVITAR NO ES UN ACCIDENTE. CUMPLIR LA LEY SALVA VIDAS.

 

“Club Taunus Argentina recomienda a todos los conductores colocarse el chaleco reflectivo, ante la necesidad de descenso del vehículo

en autopista o cualquier vía rápida en caso de recambio de neumático o accidente. Es por ello que, conjuntamente con el matafuego,

es sumamente importante ubicar estos elementos dentro del habitáculo del vehículo de manera accesible”

 

Fuentes: A.C.A. - Luchemos por la Vida - Policía Federal Argentina - Anti Radares - GCBA - CESVI - AU Oeste - Agencia Nacional de Seguridad Vial

 


CAMPAÑA SEGURIDAD VIAL - CLUB TAUNUS ARGENTINA